Cuidados Basicos De Una Casa


Muchas personas solemos pensar que algunos hábitos de sentido común no influyen en la resistencia de una vivienda, sin embargo hay que ser conscientes de que si, pues muchas casas han tenido que hacer reformas no por la antigüedad, sino por que sus habitantes no suelen ser muy responsables con ellos, por eso aquí dejo algunas 2 pautas que podrían ser de gran ayuda para poder cuidar mejor nuestro entorno.

Higiene Limpieza De Una Casa

Creo que es algo muy importante y fue lo primero que se me vino a la cabeza, en mi media trayectoria de ser quien alquila las habitaciones de mi piso, pude ver que una gran mayoría de personas no disponen de hábitos de limpieza, pues siempre he tenido que contemplar con pena lo sucios que son algunos, esto llega a afectar la estética de la casa, pues los manchurrones y la suciedad se llegan a impregnar en las paredes y muebles, y hay algunos que no suelen ser fáciles de quitarlos, y a la larga estos suelen ser mas y mas y llegan a dejar secuelas que se tienen que pintar si o si, y vamos no creo que vayamos a pintar solo esa parte, habrá que hacer un pintado general de la casa.
Por ello es necesario tener una higiene básica para evitar este tipo de descuidados.

Movimiento de muebles con cuidado

Imagina que tienes un mueble con esquinas punteagudas, y al moverlo de repente le das con esa esquina a la pared, te deja un hueco que se ve feo, algunas veces al moverlos si no se hacen con cuidado dejan rayaduras en el suelo de la casa, entonces saber manejarlos es algo primordial, intentar levantarlo entre varias personas que sean suficientes para poder elevarlo a una altura necesaria, cosa que no tengan que arrastrar en el suelo al moverlo.
Si el mueble es demasiado grande, una buena táctica que he aprendido en tiempos que trabajaba de mudanzas es usar una manta vieja, si tienes alguna manta, frazada o cualquier tela grande y de resistencia que sean gruesa, nos basta, consiste en tenderlo en el suelo y con un poco de esfuerzo levantar el mueble para ponerlo encima de la manta y una vez encima, solo basta que alguien empuje un poco por detrás y otro estire la manta por delante, así se logra mover el mueble arrastrándolo, pero sin dejar rajaduras en el suelo, la manta tiene que ser algo grueso, pues la solidez del mueble podría ser muy dura y pasar el grosor de esta manta.

Bueno, espero que este par de pequeños consejos puedan serles de utilidad en la casa, pues a muchos nos importa que nuestro habitad sea de agrado y no nos de muchos dolores de cabeza en sus reformas y cuidados.

Comentarios

Entradas populares